Archivo mensual: octubre 2012

“Teorías Sobre La Felicidad…”

“El ser humano esta ciegamente adherido a la felicidad, no importan las calamidades que le sucedan, siempre deberá buscar o, en su defecto, al no encontrar, inventar alguna tonta razón para sonreír…”

Es tán extraño que me ponga a pensar precisamente en esto, justo en un momento como el que me encuentro; “La Felicidad” algo siempre tan esquivo y totalmente poco conocido para mi persona, algo que en varios meses atrás el solo pensar en hablar sobre eso, hubiera hecho indefectiblemente, que se me escarapele la piel, o por consiguiente, convirtiendose en un tema que no me hubiera dado la molestia de tocar, por simple aberración, o hasta mundada envidia.

No lo sé, y tampoco es que quiera hacerlo, pero deseo dejar en claro, que el hecho de que en esta nueva oportunidad mis intenciones sean las de entregarles una definición sobre lo que significa “Ser feliz” para mí, no quiere decir que esta no contenga indefectiblemente un concepto malintencionado, probablemente erróneo y criticado en potencia por donde lo miren, que creo, al menos en mi caso, no puede faltar.

Como sea, habiendo dado la advertencia del caso, no me queda más que empezar con mi punto de vista, ya que como entenderán, no tengo nada, ni mucho mejor para hacer.

No podría decir que se me ocurrió tan espontáneamente a causa de mis grandes pensamientos [si, claro] que se me vino la idea como si nada y dentro de un momento a otro, así que como entenderán, estaría faltándole el respeto a la memoria de  un extremadamente grande de la literatura, sino indicaría que fue gracias a este personaje que esta “tremenda idea” apareció dentro de mi cabecita, y todo a causa de otra de sus penetrantes frasecitas con la que me tope hace algunos días y que no ah parado de rondar en mi mente desde entonces:

 “Habría que ser feliz, al menos por orgullo…”

# Jorge Luis Borges

Así que pues bien, es por obra y gracia del maestro Borges, que ustedes se encuentren leyendo esto, [los que en verdad lo estén haciendo] y por lo tanto, ya tendrán que decidir después, si optan por echarle toda la culpa del caso a él, o si comienzan a detestarlo de una manera agobiante [De ninguna forma se lo agradecerán, de eso estoy completamente seguro]

En fin, debo iniciar diciendo algo tan calamitoso, que la mayoría de las personas optarán por odiarme, pero que más da, arriesgándome a todo empezaré diciendo que:

“Ser feliz, significa ser estúpido…”

Exactamente, así como lo leen: “Todos nacemos siendo estúpidos. Por ende, y en consecuencia, también, felices de por sí. La cuestión ahora, radica en si queremos dejar de ser estúpidos, y hacemos lo posible para lograrlo, o si optamos por seguir siendo así de felices, creyendo que es como estaremos mejor…”

Esa es la razón de nuestra felicidad, de nuestra sonrisa matutina, de esa risa provocada por alguna broma, de esos guiños y coqueteos a la persona amada. Sí, somos estúpidos por naturaleza, y eso nos hace las personas más felices del planeta, como también, las más vulnerables.

Somos felices enamorándonos ¿No es verdad? Nos encanta sentir esa sensación que corre por nuestras venas, la que nos produce “Mariposas en el estomago” como escuche por ahí. Somos felices sonriéndole a la vida, diciendo y mentalizándonos que el día de mañana todo será mejor, pero, ¿En verdad es necesario?

Detesto a las personas, que buscan encontrar la felicidad hasta en el momento de mayor calamidad, esos totalmente positivos que optan por pensar a cada instante que las tinieblas en algún momento siempre pasarán como si nada, en verdad me caen bastante mal, lo digo enserio, porque si bien es cierto,  pensar que un nuevo día nos espera y que todo mejorará es estupendo, en definitiva, no puedes actuar como si todo fuera permanentemente color de rosa.

Si te golpeas, te duele, si te cortas, sangras, si te hieren, lloras, si algo te perturba, gritas, si te parten el corazón [llamas a todos tus amigos y juntos van a matar las penas aplacándolas  con la primera botella de alcohol metílico que se encuentre, hasta que te olvides completamente de quien eres, cuál es tu nombre, donde vives y la razón a el porqué empezaste a beber, hasta que por supuesto, consigues acordarte de lo sucedido e indefectiblemente se crea un círculo vicioso del que no se puede salir hasta que por supuesto, terminas totalmente inconsciente, y la resaca posterior termina por sacarte la factura] te desahogas…  Así de simple, ¿No lo creen? No podemos ser felices todo el tiempo, eso sería completamente idiota, y es por eso que las personas que dicen querer y ser felices permanentemente, están cegadas por su completa e idónea estupidez.

Pero pensándolo bien, y acabándoseme de ocurrir, dejemos por un momento la idea antes planteada y corrijámosla un poco, ya que en sí, creo que ser estúpidos, y por lo tanto, querer y ser felices, no tienen nada de criticable. Es entonces que cambiando y mejorando la idea ahora tengo que decir que:

“<Ser completamente feliz> no es del todo malo, en cambio, ser <Estúpidamente felices> se lleva los galardones de su lado…”

¡Esa es! ¿Mucho mejor ahora? Debo asumir entonces que con esta pequeña aclaración, ya solo me quedare con el repudio entero de solo algunos de ustedes [si es que el desprecio no los hizo dejar de leer hace ya varias líneas atrás y no hayan llegado hasta este punto por supuesto] pero en fin, creo que entienden mi perspectiva ¿Verdad?

La idea, no está en ser felices todo el tiempo, el punto va, por saber ser felices [ser estúpidos], en el momento correcto, y nada más, todo tiene una hora y un lugar, y no voy a andar con mi sonrisa de oreja a oreja esperando a que cada cosa que haga me salga completamente bien [positivos del carajo]

Uno de mis mejores amigos, [¿Qué digo amigos?] uno de mis hermanos me dijo [justamente cuando le comente sobre este tema, así que aquí le van sus créditos correspondientes] que: “Bien es cierto que todo el puto mundo desea ser feliz, sí, pero también, muy pocos saben lo que es la felicidad verdadera. No podemos pensar que nuestra alegría durará para siempre, sabiendo que todo terminará, y terminará mal en algún momento. La idea pinta bien, suena bien, pero en la realidad, es completamente difícil de lograr tenerla, y sobre todo, mantenerla. Así que por lo tanto, es igual a la esperanza…”  y como diría en un momento como este, otro de los maestros que ambos compartimos:

“La esperanza, es mierda a colores…”

# Daniel F

[Eres el único con quien puedo hablar sobre estas cosas. Gracias por darme siempre tu innecesaria e irreverente opinión cada vez que no la necesito… Dedicado exclusivamente para ti, sí, a ti te escribo, léelo bien, idiota… Tú sabes cuánto te estimo ;)]

En gran medida, digo yo, deberíamos también echarle la culpa [y no me consideren un pagano] a la religión, esa que se nos inculca todos los días y con la que saben, yo ya no llego a estar muy de acuerdo. Eso de pensar que si hacemos el bien, y todo el mundo está feliz con nosotros, incluidos nosotros mismos, ya  tenemos asegurados un puestito en el cielo. A mi no me convence, porque de hecho en primera instancia, si somos la imagen y semejanza de “Dios” y por lo tanto “Dios” piensa así como nosotros, bastante cola en la entrada ya debe de haber, y repleta por gente que solamente vio felicidad, donde debió hallar tristeza.

Es impresionante cómo, y por consiguiente interesante también, la mayoría de las personas pueden optar por colocarse una sonrisa falsa en el rostro, para muchas veces ocultar la tristeza que lleva por dentro, creo más bien que el resultado mínimo que pueda ir en contra de lo que nos sucede, sería por supuesto, el demostrar todo lo que nos pasa, preocupa, decepciona y enloquece a vivas voces, y hacer que de una buena vez por todas, nuestro físico demuestre nuestra demencia interna, en vez de estar escondiéndonos tras una falsa mueca que lo único que hace es empeorar nuestra situación.

“Una sonrisa indulgente,

A la traición más cara.

Esta ironía de entregar la otra mejilla,

Y creerse al decir, que así todo pasa…”

Hasta aquí conmigo, decidan ahora ustedes, cuan felices, o estúpidos, desean ser…

Al menos, y sólo por eso... ¡Grande Borges!

“Al menos, y sólo por eso… ¡La culpa es de Borges! ¡Gránde!”

Anuncios