Archivo mensual: julio 2012

“Aquella soledad que te fascina, y te perturba a la vez…”

“Llamar a una puerta, y que nadie te abra, caminar por pasillos, y solo percibir tus pasos, gritarle al viento, y que el eco sea el único en responderte, querer hablar con alguien, y que nadie esté para escucharte… He ahí mi soledad“

Qué mejor situación, para escribir precisamente sobre encontrarse solo ¿No les parece?

Nunca pensé que en algún momento iba a tener este sentimiento de “intranquilidad” por así decirlo, de hecho hasta creí que me iba a encantar vivir solitariamente y alejado de todo lo que antes conocía, pero pues como ven, sí, me encanta, y mucho, no lo puedo negar, pero a la vez tengo que decir que en definitiva, me es aún bastante raro y eso ya no puede ser tan bueno.

Y es que probablemente me fascinaba la idea de quedarme solo, manejarme por mí mismo, adquirir algo mas que la “simple libertad juvenil” que todos llegamos a obtener en algún momento, para avanzar un poco más, y aprender a vivir por mis propios medios, y pues, aún me fascina eso ya lo he dicho, no hay sensación mas grande que saber que no encontraras a nadie ahí, específicamente para molestarte la paciencia, o para darte noticias desagradables, que preferirías jamás tener que enterarte.

No se si estén particularmente de acuerdo conmigo, pero considero a la soledad, el desarraigarse de tu familia y alejarse de ella [siempre manteniendo contacto por supuesto] como uno de los grandes pasos en la perdida vida de alguien, que solamente debe mentalizarse en “continuar” y no mirar atrás, más que solo para reírse de todos los errores que se cometieron alguna vez. Entiendo a las personas [lo eh dicho siempre] que consideren estúpida esta opinión, y no las juzgo, de hecho el querer mantenerse en la seguridad de lo “ya conocido” de lo “ya obtenido” y en la confianza de las personas que lo han acompañado toda la vida, es también una gran idea, y por supuesto, saben que nunca espero que apoyen la mayoría de mis opiniones aquí brindadas.

El punto es que, a pesar de que me encante tanto la situación por la que estoy pasando justamente ahora, creo que aún no me eh terminado por “acostumbrar” completamente a vagar sin compañía por ahí como hubiera querido, y por así decirlo de algún modo, todavía sufro eso a lo que muchos  llaman “nostalgia”, la que tantas veces provoca que me pregunte en la cabeza “¿Cómo demonios es que eh llegado a parar hasta aquí? ¿En que momento decidí dar este paso? ¿Habrá sido lo mejor?”

“Porque el fuerte es más fuerte, cuando está solo…”

#Adolph Hitler

Son tantas las dudas que pueden hacerte estragos cuando te das cuenta que “tuviste”  en quien apoyarte en los momentos difíciles, pero que por algún motivo, decidiste dejar todo eso, alejarte, apartarte, fue tu propia decisión, y eso es lo que siempre deseaste y con lo que estas contento, pero inexplicablemente, aún no lo has comprendido a cabalidad.

Después de todo, ¿Qué es lo único que debería importarte? Tu mismo, ¿No es así? Porque claro, la gente no cambia [lo eh leído muchas veces] y por lo tanto no es recomendable ponerle demasiada confianza a alguien más, que no sea por supuesto, tú…

Solamente digo que los desafíos más importantes en la vida de una persona, tendrá que tomarlos sin la ayuda de alguien, porque depende enteramente de uno mismo, y no puedes jugarte por la ayuda de alguien mas todo el tiempo, eso sería completamente absurdo,  como cuando deseases pedirle la mano a tu novia, ¿Tendrás a tu mejor amigo a tu lado para dictarte las palabras exactas que hay que pronunciar? ¿O tendrás que cerciorarte por un familiar al decidir, si quieres o no a tu propio padre? No me parece y en ningún sentido va por ahí, y aunque estas dos pequeñas situaciones parezcan tontas, son sólo míseros ejemplos para comparar su importancia, que es tan igual como en cualquier otra situación…

“Nunca te fíes completamente de la gente, al final después de todo, sabes  que estás solo…”

Particularmente tengo que decir, que así uno se encuentre acompañado por cientos de personas, no hay mejor momento, en el que te encuentras completamente solo, sin nada más que tus propios pensamientos, en el lugar mas tranquilo que puedas hallar, ya que no hay nada mejor para calmar las angustias, que mirar el mar [si lo tienes cerca] o subir al monte mas alto, prender un cigarrillo, observar el cielo bajo la luz de la Luna, escuchar el silencio, y perderse así en tu propia e inadmitida de intrusos, soledad… ¿Alguna objeción? [Sé que sí]

En definitiva, la soledad, no termina de inquietarme, de hecho es una sensación que muy pocos tenemos la dicha de disfrutar por completo, ya que por ciertas características humanas [hablo de algo que leí por ahí] se supone que el hombre no puede vivir solitariamente, sin compañía por mucho tiempo, antes de trastornarse y volverse completamente loco, pero para las personas que ya lo están pues, creo que mas que perturbante, resulta jodidamente hermoso el saber que se puede tener un momento peculiarmente a solas, para ocuparse solamente de uno mismo y pensar, al igual que como cuando estamos en la ducha tomando un baño caliente en: ¿Qué demonios estoy haciendo con mi vida? [¿No me vengan a decir que la ducha no es un excelentísimo lugar para reflexionar?]

Sea como sea, disfruten o no de la soledad y se embrutezcan o no por querer conversar con alguien a cada minuto de su vida, desearía que por un momento, se tomen la molestia de experimentar esa maravillosa sensación de tomarse un tiempo a solas, estoy seguro, que no se arrepentirán…

Hasta aquí llego yo, no se me ocurre algo más estúpido para poner…

“Soledad,

¿Acaso no era eso lo que querías?

Ten, que sea desde ahora, tu única compañía…”

“Por esa soledad que te inquieta, te embarga, y te encanta…”

Anuncios