Archivo mensual: junio 2012

“Entre la ignorante fantasía, o la cruda realidad…”

Pensar en esto me resulta [tengo que decirlo, se metió dentro de mi cabeza y no eh podido sacármelo con nada] bastante interesante, diría yo, después de todo creo que estoy, o en todo caso, me eh acostumbrando a mi mismo a encantarme pensar en la clase de temas que a muchos podrían causarles disgusto, aberración, terror, o hasta asco [según sea el caso] pero es que supongo que simplemente, tener una idea como esta y querer definirla siempre ah sido agradable y hasta excitante, particularmente en mi [tal vez sea la razón del porque muchas veces me han tratado de loco, no lo sé], como para provocarme ese “No sé que carajos” que me produce el intentar escribirlo inmediatamente a mi manera, [tan tonta o perdida diría yo] para expresar todo esto que una madrugada se me ocurre así sin mas, y con lo que me quedo pensando como un idiota el resto de la semana entera.

En fin, tanto rodeo hasta a mí ah comenzado a cansarme [supongo que ya debería aburrirme yo también alguna vez] así que bien, comencemos de una vez por todas, que al igual que yo querrán que termine tan rápido como inició.

“¿Alguna vez han pasado por un estado de coma?”

Ok, ok la pregunta es bastante directa y hasta tonta porque supongo [y aunque todo en esta vida pueda ser posible yo no lo sé] ninguna de las ínfimas personas que pueda llegar a leer esto haya llegado a un estado vegetal del que hayan salido airosos, ¿O sí? No lo creo, sería muy improbable así que no barajemos esa hipótesis. La idea aquí es bastante simple, ya que creo que la mayoría de mortales alguna vez nos hemos preguntado: ¿Cómo se sentirá entrar en coma? ¿Se puede sentir algo o no se siente nada? ¿Se puede oír? ¿Pensar bajo un libre albedrio? ¿Tener o no la posibilidad de exteriorizar todos esos sentimientos? ¿O es que solamente, uno llega a entrar en un profundo sueño del que no se consigue despertar jamás quedando exento e ignorante, de su verdadero trágico y sobre todo patético estado y de todo lo que lo rodea que parece estar riéndose a carcajadas en su presencia?

No puedo detallar muy bien lo que una persona podría sentir en esta fase de “clara inutilidad” [o claro, si es que en verdad puede sentirse algo, eso no lo sé con seguridad] pero imagino que en primera instancia, debemos considerar esa opción que probablemente hayan encontrado en alguna de esas películas “Hollywoodenses” [como sea que se escriba] lo que ocasiono que te creas de algún modo que alguien que este pasando por esa “suerte” pueda ser consiente de todo lo que sucede aunque nadie pueda dar fe de eso. En este caso si esto llegase a ocurrir, creo que la primera impresión que nos llevaríamos sería que la oscuridad reinante es lo que a uno le impactaría y sorprendería desde que conseguimos darnos cuenta que no estamos dormidos, sin entender aún el por qué carajos le apagaron la vela a uno o en todo caso, por qué es que la noche está durando tanto si es que no nos la creemos y misteriosamente cuando todo se nos ha hecho bastante raro y terrorífico, tampoco conseguimos levantar un parpado, como solemos hacerlo rutinariamente cada mañana para despertar.

“En el momento mas desesperado, nunca sabrás lo que aún te espera…”

Lo siguiente será, obviamente y supongo que es cuando empieza un proceso de desesperación, en el que por algún motivo, nuestras extremidades no parecen responder al impulso de “movimiento” enviado por nuestro todavía consiente cerebro para conseguir articular una señal indicandote que no todo está perdido todavía, ni siquiera “un dedito” de las manos o de los pies [después de todo tenemos veinte, imagino que debe ser bastante frustrante no conseguir mover al menos uno] que demuestre que nuestro cuerpo aún está bajo el mandato de nuestras necesidades y a nuestra clara disposición.

Imaginemos por un momento esta situación, en la que la mente se encuentre sana y salva, pero con la condición de encontrarse atrapada solamente ahí, en la cabeza, mientras el intentar pronunciar una miserable palabra que nunca se llega a ejecutar llega a ser cuestión de vida o muerte, y el tratar de mover lass extremidades sin respuesta alguna podría llevarnos hacia el camino a la tranquilidad. Mientras tanto, después de tantos intentos fallidos de sufrir y desesperarse internamente, tan solo por conseguir levantar uno de los parpados para saber con seguridad, que demonios está sucediendo allá afuera y hallar así una explicación posible y sobre todo, razonable. Pero nada, las horas pasan y es ahí cuando realizas que toda la vida fuiste un “claustrofóbico” [Y tú que te burlabas de los fóbicos ¿No? ahí tienes pues] que nunca se dio cuenta por así decirlo, sin que nadie sepa que los escuchas o peor aún sin la certeza de que volverás alguna vez a controlarte por tus propios medios.

Bastante trágica la idea ¿No creen? Sé que ahora podría no parecerles de mayor problema, pero no creo que les gustase [ni a mí incluso, tengo que decirlo] llegar a parar a una situación así, como para intentar ahorcarse el cuello y morirse de una vez por todas, pero ¡Oh! ¡Que sorpresa! Ni suicidarte puedes porque claro, has perdido toda autoridad sobre tu cuerpo inerte ¡Qué decepción!

Yo [y como saben que no espero que opinen al igual que mi persona] desearía que pasado un tiempo prudencial obviamente, sean considerados con mi inútil cuerpo y  tiren de aquel cablecito que me conecta a esa maquinita [que por cierto ese debe ser otro factor de tortura mas] que indica con ese sonido característico [pip – pip – pip, sé que lo conocen, no esperen que sepa cual es su nombre porque no tengo la menor idea] ante cada latido del corazón produciendo así mayor desesperación [la que tampoco nadie puede oír por supuesto], que el vegetal postrado en la cama al lado suyo aún tiene vida, para así, sin mas ni menos, poder dejar esa tortura y morir de una vez por todas, porque en ese estado, no creo que valga la pena vivir, al menos claro, que uno sea de esas personas alentadas por la opinión popular, [por tu mamá por la religión y demás con los que la mayor parte del tiempo ando en desacuerdo salvo honrosas excepciones] que dicen que “No importa cuanto tiempo uno se encuentre patéticamente a merced de una maquinita y de un medico que no puedes saber si se esta burlando de ti o si esta haciendo el suficiente esfuerzo para hacerte reaccionar, “Hay que seguir haciéndolo vivir por “piedad” total, “Uno de estos años despertara” mientras tu [si, tú] ahí sin poder hacer nada, gritando, desesperándote, pidiendo ayuda, llorando, pataleando y maldiciendo a medio mundo, en tu interior, volviéndote completamente loco, sin que nadie pueda darse por enterado, haciendo que tus alaridos por una muerte inmediata y necesaria, también sean, irónicamente en vano.

Pero ya, seamos un poco menos trágicos y miremos “el lado bueno de la situación” [si algo de bueno tiene no poder mover un pelo claro está] y lo que puede convertir en algo menos difícil nuestro estado actual, y es por supuesto, “la ignorancia” y es que me tendrán que dar la razón, el no estar enterados, el no tener la menor idea y mejor aún, creer que no pasa absolutamente nada y que todo esta igual que siempre, estando dormidos, soñando eternamente, en algún lugar de esos de cuentos de hadas del que nadie querría salirse jamás, ignorando lo que nos pasa verdaderamente… al menos así, no todo sería tan “malo”

Sería bastante alentador supongo, como caminar drogados por las calles, en un lugar donde todo es hermoso, tranquilo y sin la menor preocupación.

“El paraíso se encuentra en nuestras propia cabezas, ahora, dependerá de nosotros, conseguir hallar la entrada…”

Al menos y así, alucinados entre un mundo paralelo que parecería ser el nuestro pero no lo es, divagando solitariamente entre lo que parece ser un sueño interminable, en el limbo de la fantasía con la realidad y donde nada pueda conseguir hacernos enloquecer [al estilo de serie animada japonesa, ¿No se han puesto a pensar que tal vez todos los protagonistas de esas series que paralizaron nuestra alocada infancia hayan estado en un proceso de estado vegetal? ¿Por lo que todas esas aventuras sean todas simplemente parte de sus sueños e imaginación? Claro, sin intentar malograrle la niñez a mi generación entera, me gusta pensar que sería mas o menos así] Debo creer que esa, sería la manera mas piadosa y la que todos deberíamos esperar alguna vez, si tenemos que pasar alguna vez por un momento así, créanme, la ignorancia muchas veces hace que todo sea positivo para nosotros y en esta ocasión, no estar enterado de nada, será también, nuestra mejor opción.

Sea como sea, estemos consientes de lo que nos sucede o  mantenidos ignorantemente en un campo de florecitas corriendo alegremente dentro del lugar en que solo alcanzabas a estar a través de una pantalla de televisión a los diez años, y donde siempre se puede ver a la Luna en el cielo… El estado de coma, el estado vegetal, el de “fruta con piernas” o como sea que se les antoje llamarlo, jamás será la mejor situación para experimentar y mucho menos, la forma mas honorable de morir…

“He pasado años,

Alentado bajo la voz de alguien que no conozco,

Y eh comenzado a creer,

Que nada ni nadie me hará despertar…”

"Entre la fantasía o realidad... ¿Donde es que me deseo quedar?"

“¿Letargo placentero? o ¿Muerte en vida… ¿Donde es que me deseo quedar?”