Archivo mensual: marzo 2012

“Apartado, desolado y perdido… Cada uno de ellos, absolutamente necesario…”

Y es que es tan difícil escribir algo, lo que sea, cuanto sea y como sea, sobre cualquier cosa o nada en particular, cuando te encuentras así tan lejos, apartado, aislado y sin ya muchas noticias, de aquel lugar en el que por primera vez viste la luz, donde sonreíste, quisiste, sufriste y lloraste alguna vez, lejos de aquel sitio tan añorado, del que jamás pensaste en partir, pero del que ahora te encuentras a miles de kilómetros de distancia y por el que solo te queda extrañar y suspirar cuando más falta te haga.

Cuantas cosas puedan cambiar para uno, simplemente con el hecho de armar una maleta con sus objetos mas preciados e importantes, hacer valer un poquito de lo poco de católico que le queda y encomendarse a aquellos santitos de antaño los cuales hace ya bastante tiempo no tenían noticias de él, despedirse de su fresca y fría almohada, abrazar por ultima vez en mucho tiempo a su madre, subirse a un avión, y observar lentamente como aquellos recónditos lugares, viejas callejuelas y aquel peculiar ambiente a “familia” y a “hogar”, van desapareciendo lentamente, entre el sonido de los motores encendiéndose, entre la pobre imagen que alcanza a ofrecerte una miserable ventanita, haciéndose cada vez más distante, y desapareciendo detrás de esas nubes perpetuas, las que le brindaban sus tan perfectas gotas de lluvia en el rostro, pero las que después de todo, terminarán por apartarlo, y no lo dejaran regresar por un buen tiempo.

“Extraño a mi madre

Como extraño al frio

Y al igual que a sus caricias en mi mejilla

A su helada y corrosiva briza…”

Extrañar, extrañar y seguir haciéndolo ¿En verdad a valido irme tan lejos? ¿En verdad todo esto era necesario acaso? ¿Cómo demonios es que e ido a parar a este lugar del carajo? ¿Cómo? ¿Por qué aquí? Todo esto es bastante molesto, tener tantas preguntas con respuestas a veces tan dudosas metidas en la cabeza, con el calor agobiante que empieza a asfixiarme, y aquel ruido perpetuo proveniente de cada rincón de este perturbarte lugar… Sé que en algún momento, y a este paso, mi situación se va a agravar, me pondré mucho peor [por más de que no creo que eso sea posible] de lo que me encuentro ahora, me estallaran los tímpanos, explotará mi cráneo, o en su defecto, será tanta mi agonía, que en algún momento, ya ni me va a afectar.

Sé que no se supone que debiera mirar atrás, pero por más que ya lo tenga demasiado claro desde hace bastante tiempo, y a pesar de que lo haya decidido de la manera mejor pensada y meditada posible, y haberme realizado y convencido a mi mismo que en definitiva, era precisamente lo que obligadamente tenía que hacer… estando ya aquí, habiendo hecho lo que se supone que debía, constantemente sigo regresando a todas esas preguntas que cada día comienzan a atormentarme más, a seguirme preguntando si estoy haciendo lo correcto, si esta bien buscar ese cruel destino para mi, o si en verdad es necesario que suceda de esta forma… aún no lo puedo comprender, no entiendo porque se supone que comienzo a querer aferrarme tanto como para llegar al punto de dudar de mis actos, como para pensar seriamente en dar marcha atrás, y mandar todo esto nuevamente al carajo. Es difícil, de verdad que lo es, y más para alguien que nunca supo precisamente lo que significaba estar prácticamente solo, sin estar seguro exactamente de donde es que se encuentra o incluso, y a pesar de ahora vivir en un lugar tan inmenso, irónicamente, sin saber, y no tener a donde ir.

“¡Ciudad del carajo!

¿Cómo es que a ti llegue a parar?

¿Será que simplemente por una sola vez,

En silencio te podría yo encontrar?”

Pero es ahí, precisamente en este pequeño punto, cuando la duda y la desesperación comienzan a querer tomar posesión completa de mi, cuando vuelvo para conmigo mismo, como si alguien me diera esa cachetada tan necesaria, o me empaparan con un balde de agua helada, cuando uno vez más termino por volver a darme cuenta, lo que ya sabía, cuando recuerdo cada una de las razones por las que decidí abandonarlo todo y largarme por un nuevo camino, e intento nuevamente volver a tener bien en claro, que no importa lo que me esté sucediendo en este momento, los sentimientos que quieran ahogarme y hacerme retroceder son sólo pasajeros y sé que puedo estar casi seguro que pasar por todo esto, en su momento, valdrá la jodida pena, y cada gota de sudor derramada, me permitirán el tan anhelado, tranquilo pero sobre todo, silencioso deceso, que es por supuesto, el producto final del asunto, que deseo asegurarme con desesperación.

Todo sacrificio hoy, valdrá la pena, sea lo que sea que haga ahora que tal vez pueda perjudicarme, perturbarme o lo que sea que suceda en contra mía, después comenzara a serme productivo y sobre todo de gran utilidad, además tampoco es que no piense regresar más, lo hare, sí y en su momento, pero jamás para quedarme, tan solo por un tiempo, antes de regresar nuevamente a esta tortura.

Pues entonces, nada mças me queda que “seguir” y no retroceder lo hecho, hecho está y no hay marcha atrás que darle. Sé que me voy a acostumbrar, sé que en un tiempo todo ya no me será tan duro, sólo tengo que seguir adelante y concentrarme en lo único que se supone debe importarme…

“Porque no existe lugar del que te puedas marchar, si es que en algún momento, no  pensaras en regresar…”

Así de simple…

"Anda, ve, sigue y cambia tus estrellas... Cuando decidas regresar, solo tienes que seguir tus propios pasos..."

 


“Sobre aquel patético cansancio, y ya no me acuerdo que más…”

¿Qué podría decir, o en todo caso, escribir ahora? ¿Sobre qué mas tendría que tratar como tema este nuevo domingo que se me apareció, tan pronto como lo había hecho el anterior, de el cual no me había dado ni cuenta que había tenido que llegar al igual que este? [Incomprensible, lo que acabo de poner, ya lo sé] ¿Qué más? ¿Qué?

Se me comienzan a acabar las ideas, ya no se ni siquiera si podría decir algo concreto ni siquiera sobre mi mismo, ya no sé si vaya a poder continuar así, así de esta misma manera, donde se suponga que me tenga que encontrar después, lo que sea que se me vaya a  cruzar en este nuevo camino que estoy próximo a tomar, o si vaya a resistir tal vez, continuar en lo mismo, y en la situación que me encuentro, desde hace bastante tiempo ya.

“Estoy cansado, si como lo oyen, o bueno en este caso, leen…”

Cansado de todo esto y de las innumerables situaciones que tengo y que aún tendré que vivir, no sé muy bien lo que me pasa ¿Estaré loco acaso? [Eso ya lo sé, pero déjenme al menos ponerlo en duda un momento] ¿Será que todo lo que tengo por hacer se encuentra entre mis dedos y al final de un lapicero, malgastándole un poco de tinta, y echando a perder unas cuantas hojas de papel? ¿Eso es todo acaso? ¿Es lo único y haciéndolo es cómo debo terminar mis días?

Ser así jamás me a traído nada bueno, nada bueno en el sentido de “vivir” [si es que puedo tenerme el concepto de “vida” bien claro] por supuesto, nada más que eso, para lo único que creo ser bueno, pero que ni eso, consigo hacerlo bien.

Sé que no debería estar escribiendo todo esto, pero ¡Qué mas da! De hecho ya no importa en lo más mínimo, y nadie va a entenderlo [tampoco esperaría que alguien lo haga] pero bueno, supongo que tengo que seguir haciéndolo, continuar con esto que es lo único que me anima a abrir los ojos cada día, o simplemente lo que me impide aun no tomar la decisión de meterme debajo de mi cama y de ahí no volver a salir jamás [Tal vez eso sería lo más correcto y sensato, dependiéndolo de la manera en que sea visto].

¿Cobarde? Pueda ser que sí, y hasta bastante sentido tiene, pero querámoslo o no llega un momento en que tal vez debamos de comenzar a concentrarnos en nosotros mismos, y a olvidarnos de todo y… todos de una vez por todas.

“He aquí, quien alguna vez prometió algo, perdió a ese alguien, y olvido hacer cosas muy importantes… Ha llegado el momento de que cumpla su promesa, de recuperar a quien perdió, y de acordarse de hacer, lo que dejo a un lado…”

Yo no sé lo que me vaya a encontrar después, yo no sé cuanto me va a perturbar el tener que abandonar y olvidarme de tanto, aquí donde me encuentro… solo se una sola cosa, y de la que ahora es de lo único que puedo estar completamente seguro:

Sea donde sea que me encuentre, donde se suponga que tenga que ir a parar y lo que tenga que hacer para sobrellevarlo, algo no va a cambiar… jamás van a poder quitarme esa ambición de los ojos, por recuperar lo que es mío, alcanzar lo que me corresponde por derecho, y cuando sea el momento, morir de la forma mas apropiada y la que yo haya dejado, estipulada para mí.

Jamás había escrito algo tan incoherente y tan poco sensato, de hecho, y ahora que lo leo bien,  nunca había escrito algo tan estúpido y debería desecharlo mientras todavía puedo y luego golpearme el cráneo repetidas veces contra una pared… Pero no importa, supongo que está bien si solo yo puedo entenderme, y a la mierda lo demás…

Suficiente por hoy…

“Hombre intentando no despertar, por favor molestar según consideren pertinente…”

Cansado de todo y todo... ¿Qué será lo que me iré a encontrar?

Cansado, nada más para decir… ¿Con qué se supone que me iré a encontrar?