“Tan difícil, como tener que convivir contigo mismo…”

Hace ya bastante tiempo atrás, tengo que decir, mucho antes de volverme un completo “loco” como me dicen y como comienzo a creérmelo cada vez mas ahora, cuando aún mi ahora “perturbada” y “complicada” mentecita, pues, no lo era [y ni se le parecía] cuando mantenía aquellas ya viejas costumbres y creencias arraigadas muy fuerte a mi a causa de “no sé muy bien qué exactamente”, como la de intentar despertar con una sonrisa cada mañana, como seguir persiguiendo lo que te propongas con todas tus fuerzas por mas que llegue un punto en que ya no tiene caso seguir, ya que son todas esas con las que fui formado y sacramentado sin ser consultado por mi familia desde que abrí los ojos y desde que consigo acordarme, persignándome y dedicándome a Dios a cada momento y por todo, cuando cada Domingo sin falta me permitía aún asistir animosamente a la Iglesia, a sentarme solo un momento en alguna de las bancas junto a la familia, a arrodillarme cada cinco minutos solo por mera imitación hacia los demás y sin saber muy bien porqué y teniendo que escuchar hasta el cansancio [si para ese momento no estaba dormido ya] las palabras de “reflexión” de el curita de turno cuyo trabajo es precisamente dedicarse a eso, a hablarle a la gente y a incitarla a hacer y ha seguir haciendo cosas que ni el mismo ha hecho, ya que sea lo que sea “el de arriba” y su gracias siempre los ayudará y acompañará y todo eso de lo que ahora ya no puedo estar tan seguro, y todo a manera de intentar “valorar” estas costumbres, en la época en la que al único que le adjudicaba todo lo bueno y lo malo que me pasaba, cuando a quien le rezaba fervorosamente en cada situación por un poco de ayuda en los momentos difíciles era a “Dios” creyendo que él es absolutamente el gestor y propulsor de todo lo que nos pasa… pensaba ciegamente sin saberlo [ y no digo que no crea en “Dios” y que a veces no regrese a pedirle cierta ayuda en algunos momentos como lo hacía antes claro está, si no que en el transcurso de estos años, eh podido darme cuenta y llegar a la conclusión, que simplemente no creo que él sea el que lo haga todo por todos y cada uno, si no más bien solo lo “necesario” y no es que debamos ocuparlo por pequeñeces, ya que creo que tiene mejores cosas y mejores personas en las que preocuparse] en exactamente una frasecita, que por supuesto, y no me acuerdo muy bien donde, escuché por ahí [algo tan profundo, no podría habérseme ocurrido a mí de todas formas] y que es específicamente [para variar] la que me anda rondando y persiguiendo hasta el cansancio insistiendo en que yo le encuentre una explicación o interpretación adecuada y razonable, ya que al menos para mí, se ha hecho tan perfecta, que si no la hubiera dicho ya alguien más, probablemente yo ya hubiera escrito algo parecido, pero jamás con las mismas palabras tan a pelo ni conseguir hacer que trascienda tanto en alguien, como hasta para quitarle el sueño, y la poca cordura que aún le quedaba [¿O será que soy el único idiota que no consigue pegar un ojo cuando algo se le clava repentinamente en la cabeza? En estos días, ya no me sorprendería]…

“Yo, confiadamente solía creer, que Dios tenía siempre la cantidad exacta y justa de mala suerte para todos y cada uno de nosotros, colocada en nuestras tazas de café cada mañana… Pero ya no puedo estar tan seguro, al menos conmigo, se ha salido de control. Yo recibo el doble de ración, la de alguien más, no se de quién, y a pesar de eso, aún no le parezco lo suficientemente satisfecho…”

Tiene demasiado sentido ¿No creen? Después de todo, si continuamos con la idea de que “Dios es el único, el gestor de todo, y a él le debemos todo lo que nos sucede” esta también correcto decir que todo lo malo que nos aqueja, es tan bien por su entera y propia voluntad, ¿No les parece?

Yo más bien creo, que si bien es cierto [y volviendo a hablar con la “parte católica” que aún mantengo a pesar de todo] si Dios es el que lo decide todo, y lo genera el camino que nos depara, no creo que pueda tener el suficiente tiempo para preocuparse acerca de lo “malo” que puede sucedernos ¿No creen? Sería como decir que tu propio padre te castigue sin ningún motivo solo por simple gusto y nada mas, eso, al menos para mi, no tiene lógica alguna…

Pero volviendo a hablar seriamente [porqué bastante católico, ya no creo ser] puedo decir que la razón fundamental de todo, esta precisamente en ti y en nadie más. Ya explique la causa de todos tus problemas anteriormente, así que esta vez, me dedicare a hablar de lo que puede traer consigo, las consecuencias de precisamente lo que te pasa diariamente, justamente por eso, por tener tan mala suerte, y tener que cargar con el peso de ti mismo…

“Cargar con el peso de ser tú”, con el peso de ser quien eres, lo que trae consigo, siendo algo que jamás vas a conseguir quitarte de encima. No es simplemente que sea algo de lo que puedas librarte fácilmente, no es que puedas decidir arrancártelo, decir que ya no quieres ser tu mismo y simplemente “cambiar” como si nada y ya, puedes tal vez, aparentar ser alguien más, actuar de una manera distinta, cambiar tus gustos, ir en contra de quien creías ser… pero al fin y al cabo, después de todo, siempre eres tú y nadie mas, vistas como vistas, actúes como actúes, hables como hables… que se te meta en la cabeza, eso es algo que jamás vas a poder cambiar.

Siguiendo esa lógica, puedo alcanzar a decir, que unos nacen, probablemente y muchas veces, con la suerte del otro, y este otro se queda carente de la suerte que se supone le correspondía por derecho, pero que por razones inexplicables, le fue arrebatada y entregada a alguien más sin ningún motivo o razón que este otro pudiese encontrarle.

Para resumir un poquito, y hacerlo mas entendible de alguna manera, nos preguntaremos entonces: ¿Será que simplemente, no le caes bien a “Dios”? ¿Será que, cuando nada parece salirte bien, cuando deseas algo y al final no lo consigues, cuando no te puedes controlar, cuando te golpean la cara repetitivamente, cuando no sabes de donde puede haber salido tanta mala suerte, cuando se muere un ser querido, cuando la persona a quien amas no se fija en ti, cuando la Luna ni se asoma en el cielo, cuando el Sol no parece brillar para ti y sólo para los demás… ¿Es simplemente cuestión de decir que “Dios sabe lo que hace” y que siga haciéndose su voluntad? No creo que todo esto vaya por ese sentido, Dios no puede ser el gestor de todo lo malo, tiene que existir algo más que haya provocado que el hecho de ser tú, para ti mismo, sea todo un problema con el que irónicamente, tienes que convivir.

“Para mí, de por sí, ya se me ha hecho bastante difícil, el tener que lidiar conmigo mismo…”

Sonará bastante repetitivo, pero es así, la peor parte de todo, es tener que lidiar contigo mismo, sabiendo que tu eres la fuente de todos tus problemas y las de nadie más, tener que sobrellevar el hecho de tener que cargarte a ti mismo, sabiendo que probablemente, alguien pese mucho menos, y todo le sea bastante mas fácil. Y es así, existen injusticias, cada golpe en la vida, cada tropiezo, cada herida, pero al fin y al cabo, son sólo a causa de ser quien eres, y eso no te lo vas a poder quitar jamás…

Desde muy niño me enseñaron a enfrentar los problemas, a darle cara a todo lo que a uno pueda sucederle, siempre lo he hecho, no puedo negarlo, pero todo esto ya ha comenzado a salirse de control, y hay cosas para con lo que ni el más fuerte puede estar preparado, así lo quiera.

Al final de todo ¿Existirá alguna forma de revertir todo lo que te pasa, por el simple hecho de ser tú? ¿Existirá algún modo de cambiar tus estrellas que de por si alineadas en el sentido que te perjudica ya están, y empezar a hacer que las cosas te salgan de una manera mas positiva? ¿Podrá ser posible hacerle frente a tanta adversidad y salir adelante? Supongo que si, tiene que haber algún modo, así que se deberé seguir intentando corregir esto que anda mal en mi. Al menos ya empecé, parando de dejarle todo a la gracia de Dios y empezar a actuar por mi mismo, tal vez esa sea la única forma de seguir llevándote contigo, o de reducir al menos aunque sea un poco la carga y haciendo que sea ya no tan pesada, si no mas bien “arrastrable”, es un progreso, creo yo.

Mientras tanto, ¿A alguien se le ocurre, alguna buena idea?… Lo supuse, cada quien con sus propios problemas ¿No es así? Si piensan en algo, avísenme, tengo todo el tiempo del mundo, y una cuesta más empinada que la anterior, todavía por subir…

“Hay golpes en la vida, ¡Tan fuertes! ¡Yo no sé!”

#Vallejo

"Hoy comienzo de nuevo, cuando regrese, seré mejor..." ¬¬

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

2 responses to ““Tan difícil, como tener que convivir contigo mismo…”

  • Carolina

    Puedo coger el camino correcto; se la diferencia entre”lo bueno” y “lo malo”, pero al final terminó decidiendo yo misma y sale como sale… #ConvivoConmigo

    • eldespistado

      Eres la Carolina que creo que eres? tienes que ser ella, no entiendo nada de lo que escribiste [y ya tampoco entiendo nada de lo que yo escribí más arriba]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: