“Así como sentir, que no se siente nada…”

“¿Qué se sentiría, no sentir?”

Sí, ya lo sé… es otra de mis ya típicas y bastante absurdas preguntas sin ningún sentido de por medio a las que sin poder encontrarle alguna explicación coherente, me tengo completamente ya acostumbrado.

Pero como entenderán, cuando se me mete alguna nueva estupidez dentro de la cabeza, no me la saca nadie, así que siendo de ese modo pues… Lo he estado pensando bastante últimamente, de hecho, no solo tan últimamente, sino, desde hace buen tiempo ya. [Solo que no me había dado por enterado, y no me di cuenta de que lo tenia estacado al cráneo, sino hasta hace un par de días]

“¿Sentir, que no se puede sentir? ¡Por favor! ¿Qué clase de pregunta es esa?”

Y si, ni yo mismo puedo encontrarle un sentido razonable, a algo que tiene tanta sensatez y coherencia como un drogadicto en sus momentos de “lucidez” claro está, y que de alguna forma, su falta de compatibilidad con la realidad en el momento oportuno y el estado “aislado” por así decirlo, en el que se encuentra, lo hacen “filosofar” de tal manera, que a nadie mas que a alguien en sus mismas condiciones, [exceptúenme a mi, yo no creo necesitar de esas cosas] se le podría ocurrir.

Puede parecer bastante tonto, [de hecho no solo lo parece] pero tan solo déjenme intentar esclarecerme para mi mismo otra de esas dudas, con las que constantemente me veo obligado a lidiar, de la única y mejor manera que puede ocurrírseme… Así que siendo de este modo, tengo que decirles que si en verdad no desean leer las patrañas que colocare a continuación, [vuelvo a repetir, sería lo mas recomendable, así no perderían su valioso tiempo]  porque es lo único que tengo y nada mejor para comentarles el día de hoy, pues simplemente, no lo hagan y ya, porque pues, de todas maneras no puedo obligarles a hacer algo que no quieran… Tienen la decisión de continuar o no darle importancia a esto cuando quieran… son libres en todo sentido [después de todo, vivimos en un país libre, ¿No es así?]

Nadie [y cuando digo “nadie” me refiero específicamente a “nadie”] puede ser culpable de absolutamente todo lo malo [o bueno] que pueda pasarle durante todos y cada uno de los días con los que está obligado a lidiar. Alguna vez me dijeron, o escuche por ahí, ya da igual que:

“Tú mismo eres el que genera tus propios problemas, tú y solo tú…”

Y pues, no lo dudo, no es algo que podría colocar en tema de juicio porque, bastante de razón tiene esta frasecita que alguien acuñó a hace bastante tiempo probablemente, ya que de hecho, sonará repetitivo pero, solamente uno mismo, es el que termina pagando el precio de sus actos, ¿No es así?

Pero claro, ¿A dónde quiero llegar recalcando, afirmando y repitiendo una y otra vez algo que ya es bastante obvio para todos y cada uno de nosotros? ¿Qué caso tendría? ¿Alguno?

Pues aparentemente sentido común, ni yo mismo puedo encontrarle [y eso que suelo darle vuelta tras vuelta a algo hasta intentar encontrarle una explicación coherente, o que al menos me deje un poco tranquilo] pero nuevamente, todo se basa desde la forma y la perspectiva en la que lo veamos y analicemos, ya que por más claro que sea algo, siempre se puede encontrar un pequeño enredo al asunto, y por mas que no tenga mucha importancia, hasta alguna casi minúscula y diminuta, excepción a cualquier regla ya pre establecida, generalmente por la sociedad y la opinión popular a la que la mayoría de situaciones, están sometidas en estos días.

Cada uno debe pagar los problemas ganados que sus propios actos generan como consecuencia, ya sea tanto para bien, como para mal y en inverso sentido… Solamente, [y aquí llega la pequeñísima contradicción] que llega un punto, en que ya no puedes saber, si es que en verdad hiciste algo tan malo y repulsivo, para que te merezcas estar pagándolo de tal manera, como si hubieras cometido las mayores aberraciones de tu vida, ¿Acaso será para “tanto”?…

A veces terminamos siendo castigados, tal vez si por algo que hicimos y el reproche bien merecido lo tenemos, pero aun así, aquel castigo tiene una magnitud demasiado mas extensa y trágica, para lo que se supone que hiciste. En pocas palabras, no te están dando el precio justo, te están estafando olímpicamente cual ciego en supermercado, y es de esa forma que las consecuencias de tus actos son tres veces peores, a la magnitud de lo que pudiste llegar a cometer anteriormente y no se le puede encontrar ninguna clase de proporción, o justicia alguna.

Dicen que la vida no es justa, [eso me dice mi madre cada vez que puede] lo sabemos todos, que no muchas veces obtienes el reconocimiento o el desprecio que merecieras de acuerdo a tu propio esfuerzo, pero particularmente creo yo, que muchas veces tal disconformidad, llega a niveles muy superiores y totalmente disparejos hasta tal punto de ya no saber si solo se trata de mala suerte, o que de por si, “algo” [que no puedes saber exactamente que es] tiene mucho más en contra tuya, de lo consigues llegar a enterarte…

“Una persona como yo, no puede ser gestora de absolutamente toda su “buena suerte” la cual lo agobia sin tregua alguna… ¿Si es culpable de gran parte? pues sí, lo es, pero en definitiva, no de toda…”

¿A dónde quiero llegar con esto? Pues bien, será que nací con alguna clase de síndrome de “renegado social”, que irremediablemente “Dios” [usando un poquito mi mitad católica] me estornudó y me dejó regado así en alguna parte, ya que creo que siempre y aunque no lo parezca, de alguna forma  termino también, no solo pagando mis propios errores, sino también haciéndome cargo de alguna forma, de los “pecados” de la gente que me rodea y que muchas veces incluso, ni si quiera eh llegado a conocer tampoco.

¿Nunca se han sentido así? ¿Que siempre terminan perjudicados por algo que tal vez ni siquiera cometieron, y que muchas veces, las personas que de verdad merecieran tener, al menos solo la mitad de todos tus problemas, jamás parecen sufrir nada, y se encuentran de lo mas contentos caminando por las calles, haciendo todo lo que les parece, perjudicando a quienes se les apetezca, haciendo sentir probablemente demasiado mal a alguien y pues… nada ni nada parece afectarlos, ni hacerlos pagar para que recapaciten, al menos solo un poco, solo una vez en la vida?

Pero como sea, toda esta situación no nos afectaría, si tan solo pudiéramos ser capaces, de conseguir algo que probablemente a muchos, les arreglaría la vida totalmente y les permitiría vivir tan despreocupadamente de la manera que quisieran, después de todo, la razón fundamental del porque tenemos que sufrir y vernos perjudicados al pagar por lo que hacemos [ya sea bueno o malo] radica en tener que “sentir” todas las consecuencias.

Imaginen por un momento, que no pueden sentir nada… pasando desde sentimientos imaginables como amor, odio, felicidad, tristeza, hasta sentimientos físicos como dolor o cosquillas… ¿Acaso la vida no se te haría bastante mas fácil? ¿No tendrías menos problemas?

Lo sé, sé lo que están pensando que “¿Cómo podría uno vivir sin sentimientos? ¿Acaso querríamos evitar la sensación que a uno le produce el hecho de que “ella” te sonría? O el sentimiento casi tan perfecto de enamorarse? ¿De tener cosquillas? ¿Sería posible que viviéramos evitando cualquier clase de emociones?”… Nuevamente tienen mucha razón, sería casi imposible vivir sin sentimientos, los cuales muchos de ellos nos hacen sentir también, pero yo les digo otra cosa:

“¿Acaso uno podría llegar a amar, lo que no conoce?”

Tan simple como eso, si nunca hubiéramos experimentado, si no conociéramos lo que es tener todos esos sentimientos, y lo bien que nos sentimos con ellos, créanme que esta pequeña discusión estaría de más, y siendo así, aparte de no tener sentimientos… nos ahorraríamos demasiados problemas de por medio, y les aseguro que por ese sentido, si me apoyan en esto que intento explicarles.

“¿Cómo se sentiría por un momento… sentir que no se puede sentir, absolutamente nada?”

He aquí la respuesta a todos los problemas habidos y por haber… suena bastante contradictoria, pero créanme, serían mucho más felices, sin sentimiento alguno, sea el que sea, que los atormente sin descanso…

Ya me voy, podría continuar, pero empecé a “sentir” aburrimiento hacia todo esto…

“Sentir, que no se siente nada… sentimiento prácticamente inalcanzable…”

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

One response to ““Así como sentir, que no se siente nada…”

  • Luz

    Polémico tema, creo que el hecho de “sentir” debe ser medido de acuerdo al lugar y tiempo porque si empiezas a sentir desmedidamente te convertirías en un “feeling” jajaja, como dice Pedro Suarez, “Tenerlo todo liquida”.. yo creo que sentir todo el tiempo es como cavar tu propia tumba…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: