“Al igual que la vida, tan extensa como un cigarrillo…”

A la velocidad en la que se consume un cigarrillo… alojado inerte entre tus dedos mientras el viento se lleva la niebla que brota desde su punta, observando detenidamente como ceniza tras ceniza acaba irremediablemente tirada por los suelos, destruyéndose, calcinándose, desapareciendo poco a poco. ¿Será que esa es la forma más correcta [o tonta], de comparar la propia vida?

Imagina por un momento y ponte a pensar, que un amanecer cualquiera, sea una pitada más que puedas darle al cigarrillo que conseguiste, así como el inicio de todo y el empezar del placer, y que un anochecer, así tan simple como llega, cuando te das cuenta que un día se acaba, y está a punto de empezar otro, es igual a cada vez que la ceniza se desmorona irremediablemente después de quemarse, de arder entre el calor y deshacerse para no volver a juntarse jamás.

“Y luego empezar nuevamente… otro amanecer, otra pitada… otro anochecer, más ceniza esparcida en el aire…”

Justo en la mitad de ese trance, entre el día y la noche, entre una pitada y ceniza desmoronándose, es cuando te consigues dar cuenta y realizas, que así como fácil viene, así fácil también se va, se acaba, y empieza nuevamente, como un circulo vicioso del que no sales jamás, hasta que ya no existe más que consumir, no existe más que vivir, y por lo tanto, tu vida se termina, así como se extingue el cigarrillo de turno.

Si la vida es tan simple como un cigarrillo, el amanecer una pitada cualquiera, y el anochecer como la ceniza consumida hecha añicos… ¿Por cuánto más crees que podrás vivir? ¿Cuan grande y extenso debe ser el cigarrillo, para fumarlo todo el tiempo que lo necesites? y metafóricamente igual, ¿Cuánto tiempo se debe vivir, para conseguir hacer todo lo que uno se propone?

Solo que la comparación esta, a veces me resulta hasta medio “incomparable” por así decirlo [suena raro ¿no?] y para cualquiera, ¿Qué idiota más que yo se atrevería a hacerla? después de todo un cigarrillo se termina tan fácilmente como empezó y claro, la vida continúa extensamente y no parece para nada tan corta. Pero no lo veamos de esa manera tan cruel e irónica, veámoslo desde un punto de vista más “imaginativo”, veámoslo como podría hacerlo alguien, que exactamente ya no puede estar tan seguro, de que vivirá lo suficiente, como para hacer todo lo que se proponga.

Y es que es así, según mi punto de vista:

“La vida es como un cigarrillo… en ambas encuentras un placer incomparable. Pero cuando te das cuenta, ya estarán por acabarse, por consumirse… y nunca habrás  fumado lo suficiente, o hecho todo lo que querrías…

Porque es cuando la vida a veces nos resulta aparentemente tan larga, continua y rutinaria, que muchas veces creemos y se nos mete en la cabeza, que también será interminable por demás. Precisamente ahí desaprovechamos cada segundo, hora o día que pasa, en cosas que no nos son para nada necesarias dejando de lado muchas veces lo que debería interesarnos en sí, y es cuando sin saber y poder encontrarle un “¿Cómo?” por mas vueltas que se le dé al tema, ya tienes una cantidad considerable de décadas sobre tus hombros, estás viejo y cansado, llega el momento en el que al fin te pones a pensar por instante acerca de ¿Qué demonios hiciste con tu vida todos estos años? Absolutamente nada, por supuesto y es aquí cuando comienzas a intentar remediarlo, conseguir hacer todo lo que dejaste para mañana pudiendo hacerlo hoy mismo… pero ya es muy tarde, después de todo, está por esfumarse tu vida, y nunca la aprovechaste…

Pasa igual con un cigarrillo, cuando apenas lo enciendes y comienzas a fumarlo, aquella sensación tan maravillosa de saber que por ese momento es estupenda, pero que probablemente terminará por matarte algún día. Pero dicen que un cigarrillo no solo se fuma por costumbre o adicción, sino muchas veces también por simple y puro placer. Es igual, nunca alcanzas a percatarte desde el inicio, pero desde el momento de encendido, comienza a consumirse de a pocos, y cada vez más rápido, cuando llegas a darte cuenta, tu cigarrillo ya se dio por desaparecer casi en su totalidad, y nunca sientes que has fumado lo suficiente. Ahí es cuando comienzas a dar pitadas cada vez mas seguidas, porque por supuesto ya casi no queda, pero también ya es demasiado tarde, porque pudiste pero te distragiste, aprovechar y fumar su corta totalidad, en vez de haber dejado tercamente que se consuma, hasta quedar hecha polvo, y ya nada más…

A mi parecer, así es la vida… [Ya saben que tengo concepciones bastante raras] cuando la empezamos, desde nuestros primeros esforzados pasos, creemos que demorará en acabarse, que el día para morir esta todavía bastante lejos, después de todo no estamos seguros de cuando llegará. Al igual con un cigarrillo, se consume tan rápido que muchas veces no cumple su objetivo principal, el de terminar dentro de nuestros pulmones, por supuesto. Así que a causa de nuestra ignorancia, pasamos todo el tiempo, día tras día desperdiciando nuestra vida preocupados de cosas innecesarias, al igual que dejamos que el cigarrillo se consuma lentamente sin ser fumado, y cuando ya estamos viejos y se nos acorta el tiempo, y cuando ya casi no nos queda nada mas que fumar para aspirar ese maravilloso aire corrosivo, es cuando nos damos cuenta que dejamos pasar bastantes oportunidades y metas que ya no podrás realizar, y que no le sacaste todo el provecho que querías a ese pequeño cáncer en tus dedos, y por lo tanto desearías mas tiempo, y desearías también, otro cigarrillo.

Al final de todo, según lo que puedo decir, es que deberíamos de aprovechar cada uno de nuestros días, y por supuesto también fumar todo lo que podamos… dependiendo de en que momento y cuan rápido deseas que te destroce, y pudra por dentro, claro está…

“Tan simple como para dar a pensar que este post no tiene ninguna clase de sentido [en especial para los no fumadores que me deben de estar reprochando] pero la verdad no me importa, no es que me encuentre en un momento exactamente “cuerdo” al escribir todo esto, pero que más da, que lo entienda quien deba… y quien pueda…”

“Al igual que la vida es un cigarrillo… solo encontramos un cementerio, como hallamos un cenicero…”

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

One response to ““Al igual que la vida, tan extensa como un cigarrillo…”

  • Luz

    Te odio cuando tocas ese pedazo de corazón que aún me queda, pero… GRACIAS CARLOS LENIN!!! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: