“Nada mejor, que un buen rato de insomnio…”

“Tres de la mañana con cuarentaisiete minutos y dieciocho [diecinueve; veinte; veintiuno; veintidós;…] segundos… no puedo dormir”

Es el momento exacto en el que puedo empezar a notar cómo es que muy lenta y tediosamente, un pequeño haz de luz alcanza a penetrar a través de una de las innumerables rendijas de la ventana de mi habitación, e impacta directamente sobre mi nuca. Es también justo ese preciso instante, en el que esas avecitas que armaron su nido debajo de alguna teja del techo encima mío, comienzan a hacer esos  ruiditos irritantes producidos por sus picos característicos que la naturaleza les otorgó [no intenten corregirme diciendo que Dios fue quien se los dio porque ahora no estoy para discutir esos temas] para despertar a sus pichones, es también cuando mi gato empieza a rascar la puerta desquiciadamente en señal de querer salir afuera a hacer quien sabe qué, [no seré yo quien se lo permita] también cuando los innumerables roedores vuelven a la seguridad de sus guaridas, cuando el abuelo enciende su radio [está medio sordo, así que todos pueden escucharla claramente menos, por supuesto, él] y sobre todo, cuando la tan anhelada obscuridad, deja de ser perpetua y este momento de tranquilidad comienza a perecer con cada nuevo segundo que el reloj de pared me indica que transcurre…

Así que me pregunto:

“¿Por qué será que como toda la gente “normal”, hasta ahora no estoy durmiendo?”

Bueno, no creo saber ni poder responderlo con exactitud, de hecho, si no fuera porque allí afuera, el estúpido sol ya haya empezado a perturbarme con un venidero amanecer, por ende con otro día más, otra marca en el calendario y en consecuencia, con sorpresivos y cada vez mejorados nuevos problemas… No me habría dado ni cuenta [bastante distraído estaba] que después de tantas horas ya, aun no he pegado un ojo ni por un par de minutos, de la misma manera como en aquellos ahora algo esquivos, buenos tiempos…

Supongo que no estaba mintiendo cuando decía que esos mis momentos de estar a falta de sueño a veces regresaban y se apoderaban de mi cual marioneta de madera atada por hilos de pescar, lo que más adelante traerá como consecuencia aquellas mis ojeras plasmadas ya perpetuamente debajo de mis somnolientos párpados las cuales creo que ahora hasta me caracterizan, esa clara sensación de no querer mover ni siquiera un dedo para hacer absolutamente nada, y los bostezos extensos e interminables sentado a la mesa durante la hora del almuerzo dominical [lo que me trae sagradamente un buen regaño por parte de mi abuela]

“Cuatro de la mañana con dos minutos y trentaiseis [treintaisiete; trentaiocho; trentainueve;…] segundos… aún sigo escribiendo”

Pero, ¿Qué se supone que pudo mantenerme despierto hasta estas horas? ¿Qué fue lo que consiguió quitarme nuevamente el sueño otra noche sabatina y una madrugada dominguera más?

Pues bueno, la respuesta puede ser inferida inmediatamente y sin mayor esfuerzo posible, puedo decir que en este preciso momento, están leyendo la razón”

Y sí, y aunque probablemente los que lleguen a leer esto, que justo lo harán después de probablemente unas cuantas horas de redactado o tal vez más y sin saber e imaginarse exactamente las circunstancias y condiciones adversas en la que fue escrito, ya que al menos para mi [díganme loco] nunca nada más ah podido remplazar el hecho de “escribir” hasta altas horas de la madrugada para así conseguir pasar el tiempo de una de mis maneras favoritas y de esa forma perderme, desubicarme pero sobre todo evitar aburrirme, dentro del tiempo y probablemente del espacio también cuando no puedo dormir [o cuando me dejo llevar y simplemente me olvido de hacerlo, como ahora]… fue así como lo escribí, mientras la mayoría de ustedes se encontraba “disfrutando” su sábado por la noche, en alguna discoteca, con litros y litros de alcohol de por medio, con música que consideran “buena”, sacando los pies del plato con otros/as 6 desconocidos/as, o estando ya para esta hora tirados en alguna vereda de por ahí… yo particularmente, estoy sentado frente a la computadora, ya que esas cosas no me llaman mucho la atención, y en ese sentido me valgo a escribir todo esto porque no tengo nada ni mucho menos encuentro algo mejor para hacer a esta hora [puedo decir que incluso tuve la oportunidad de salir, pero más que no tener ganas, no quise tener que enterarme ciertas cosas que indefectiblemente me hubiera enterado por parte de personas de las cuales no deseo saber donde están, ni de “otra” que no quiero saber que puede estar haciendo [aclaro, no son celos o tal vez ¿lo son?], eso de verdad me molesta, aunque de todas formas de alguna u otra manera, siempre termino por enterarme… es bastante frustrante]

“Cuatro de la mañana con nueve minutos y cuatro [cinco; seis; siete; ocho;…] segundos… la luz todavía mínima en mi nuca, ahora llega hasta el teclado”

Pero bueno, díganme idiota, pero aquí estoy “echando a perder una salida de sábado” solo por escribir, en verdad no me importa lo que piensen, sólo sé que estoy feliz de haberlo hecho.

En fin, avoquémonos al tema que comienzan a entrarme ciertas ganas por irme a dormir y dejar esto por finalizar para mañana por la tarde, pero si hago eso, será un total desperdicio, y en ese sentido, debo continuar.

Así que entonces, lo he pensado bastante desde hace como unas tres horas sin cerrar los ojos como debí hacer, y no se me ocurrió ningún otro tema más que el escribir sobre lo que exactamente me está sucediendo en este preciso momento, después de todo, ¿Qué mejor que escribir sobre el “insomnio” cuando precisamente uno se encuentra en una situación calamitosa de “insomnio”? ¿Verdad?”

Y es que es justo como estoy ahora, no es porque no desee dormir, sino porque simplemente no puedo hacerlo [¿O acaso esperaban que me prive de dormir sólo por simple gusto? No lo creo]

Pero, ¿Cómo es que alguien puede llegar a tener insomnio? ¿Cuál es la causa de este? ¿Qué puede empeorar aún más y hacer que las esperanzas por poder dormir desaparezcan? Estas son algunas preguntas que se me pasan por la cabeza ya que ni yo mismo lo consigo entender, pero que aun así intentare responder no desde la perspectiva de alguien que duerme sus ocho horas diarias y que tiene el suficiente tiempo para dar una respuesta “clínica” y “bien estudiada”, si no mas bien, desde el punto de vista de un “insomniado confeso” como me gusta llamarlo y que esta pasando por todo eso en este momento, de todas formas, no creo que haya mejor definición del “alcoholismo” que la de un “alcohólico” ¿Verdad? Tampoco creo que te puedan dar mejor opinión sobre la “drogadicción” que por supuesto un “drogadicto” ¿No? así que por lo tanto, creo que nadie mejor que alguien que sufre de “insomnio” para hablarte de este tema [por más que alguien como yo sea el que lo haga, creo que estoy mas preparado que cualquiera]

“Cuatro de la mañana con diecisiete minutos y cuarentaicinco [cuarentaiseis; cuarentaisiete; cuarentaiocho;…] segundos… esto de estar poniendo la hora, minutos y segundos exactos, comienza a aburrirme”

¿Cómo sé que padesco de insomnio? Creo que primeramente puedo darme cuenta porque tengo muchas ganas por dormir, pero no puedo, porque observo la “reconfortante almohada y las abrigadoras frazadas” pero aun así, no tengo deseos por hacer uso de ellas, porque cierro los parpados pero no se mantienen así por mas de cinco segundos  y más, porque aunque lo intentase y me predisponga a conciliar el sueño, se perfectamente que no lo conseguiría y que tan solo terminaría tirando las frazadas al suelo como consecuencia de estar dando tantas vueltas dentro de la cama y todo por intentar encontrar algo de sueño.

¿Pero que ah podido causar esta reacción en mi cuerpo? Aún no lo sé, puedo decir que siempre he tenido insomnio, pero en esta magnitud, de no haber dormido nada e incluso hasta el hecho de amanecerme, no sucedía desde hace bastante tiempo, como aquellas veces en las que incluso, salía al patio a sentarme en alguna de esas sillas con el simple propósito de “observar la Luna y nada mas” [supongo que en ese momento todavía veía a la Luna como algo alcanzable para mi].

Desde aquellos días bastante tiempo a pasado, y es muy raro, porque curiosamente no he necesitado de café en toda la noche [y sí, esa es toda una hazaña] es por eso que todo esto es demasiado extraño para mí, y supongo que para cualquiera lo sería, eso por supuesto, si es que en este momento no están llegando a sus casas, caminando en puntillitas para no despertar a sus padres [indefectiblemente se darán cuenta, lo saben].

No estoy seguro como vaya a terminar después de esto, tal vez y hasta ya habrá amanecido cuando termine de escribir, o tal vez y no pueda volver a dormir en todo el día, pero creo que algo productivo siempre puede salir de el hecho de tener insomnio o el de haber desperdiciado este sábado por completo [de esto último me alegro mucho más] tengo la sensación de que eh sentado un precedente para mi mismo y de esta manera, dormir para mi se ha hecho opcional, o eso es lo que se me puede ocurrir a estas horas de la madrugada, cuando ya veo algo mas de luz, y eso me irrita los ojos…

Supongo que como dicen “ya estoy escribiendo de sueño” nunca antes le había encontrado un sentido a esa frasecita que escuché alguna vez, pero que ahora tiene un significado bastante profundo, puedo decir… supongo que debo dar por terminado este escrito, ya que creo que puedo llegar a colocarle cosas todavía con mucho menos sentido. No se preocupen, yo me entiendo…

“Cuatro de la mañana con trentaitres minutos y cincuentaiuno [cincuentaidos; cincuentaitres; cincuentaicuatro;…] segundos… creo que iré a intentar dormir de una vez, antes que la laptop se incendie, o explote, ya da igual”

"Desde aquellos buenos tiempos, sentado afuera en la obscuridad, cuando conseguir verla por encima mió, era el único motivo..."

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: