“Todavía no puedo [ni podré] sacármelo de la cabeza…”

“¿Más positivo? ¿Menos pesimismo?… ¿A qué te refieres con eso?”

[¡Es oficial! En definitiva ahora si ¡Ya no entiendo nada! estoy cansado, agobiado, necesito volver a ser el estúpido de antes, [tal vez así pueda ser tomado en cuenta] ya no quiero seguir de esta manera, atado, celoso e intranquilo… Pero, ¿A quién quiero engañar? Por más que desease rendirme, no podría hacerlo, es como un lazo que tengo atado al cuello y por momentos no me deja respirar, ni hoy, ni mañana, ni nunca…

Creo que ya tú [si, tú] entiendes a lo que me refiero ¿No es verdad?]

En fin, intentemos dejar de escribir en dirección hacia una “singular” en específico como lo estoy haciendo ahora, porque en verdad y aunque lo quisiera, la cuestión esa ya no tiene caso, así que trataré de avocarme desde ahora por hablar estrictamente en plural, como se supone que debí hacerlo desde el inicio.

Pero aguanten ¿Creen que solo por esta vez fuese posible que me dejen terminar lo que ya había empezado en un principio? Sé que es bastante aburrido y hasta estúpido, pero creo que es pertinente, para cerrar con esto y no volver a tocarlo. Prometo que después no volverán a leer nada parecido.

A pesar de todo, tan solo creo, [y no puedo evitar pensar en ello] que no estoy haciendo las cosas verdaderamente “mal” como creí que las hacía, y que es precisamente esa la razón, por la que volviendo a escribir para y según una específica “singular” [que a propósito no sé si se vaya a dar el tiempo de leer esto al menos hasta aquí, pero si es que lo hace no le será tan agradable y seguiré aburriéndola] las cosas no van a poder volver a ser como antes, o se supone que esa es la razón que me dio, así que de esa manera, me colocó y me detalló dentro de una situación de “pesimismo” y “falta de ánimo” en vista de que eso es lo que puede ver proveniente de mí, aunque en verdad yo no sepa porqué, ni mucho menos a qué se refiere con eso.

Supongo que deberé asumir y aceptar que soy así como me dice, que me falta ser más positivo, que eso en verdad es preocupante y que ese es el principal motivo, por el que ahora yo le deje de importar como antes [no lo entiendo ¿Por qué tienen que cambiar las cosas solo por ese motivo que no creo tener? ¿Pesimista yo? Pero en verdad ¿Será esa la razón?]…

Pero ya, finiquitado el tema, empezaré por escribir lo que de verdad me interesa, y por lo que estoy haciendo todo esto.

Aun así, por más que lo pensé y le di vuelta tras vuelta al tema, y como sé que no voy a poder dejar totalmente de lado esta situación, [primero solo escribí el anterior párrafo y no tenía intención de mostrárselo a nadie, así que volví a empezar intentando idear algo nuevo, pero ya lo ven, no me lo puedo sacar de la mente]he decidido que la usaré en cierto sentido esta vez también, ya que a pesar de todo la considero bastante interesante, pero será con la única diferencia, de intentar darle un vuelco hacia otro sentido muy distinto y evitar aburrirlos con lo ya leído anteriormente.

Así que [y este momento ya se torna bastante repetitivo] como ya lo asumirán si leyeron desde el principio, esta vez intentare a hablar, sobre cómo alguien, que por cierto ya está completamente arto y conformado a que todo le sea de la misma manera fatal durante su vida y con lo que sea que llegue a hacer [no me referiré solo a mí] porque probablemente absolutamente todo le sale mal, porque aquella persona “especial” no “lo toma para nada en cuenta” como él quisiera, porque se le murió su perrito, porque no encontró café en la despensa, porque su equipo de futbol volvió a perder, porque su mamá no le cocina lo que quiere, porque una noche de esas no hay Luna, porque no quiere fumar pero aun así lo hace por estar más tranquilo, porque se golpeó el dedito meñique del pie, y porque especialmente, ya lo intento absolutamente todo [y cuando digo “todo” me refiero a “todo”] y a pesar de eso aún no logra poseer lo que más anhela… Pueda conseguir y tentar, el hecho de poder ser más “positivo” [como quieren que sea a pesar de no tener motivos ni mucho menos ánimos para intentar serlo] y a la vez también menos pesimista [lo sé, lo sé, yo no soy el indicado para hablar de esto, y quizás hasta el peor, pero solo denme la oportunidad de brindarles mi pequeño e insignificante punto de vista, ya que de esa manera, también puedo conseguir arrancarme esa espinita encarnada que tengo desde hace un par de anocheceres y que hasta ahora no deja de molestarme.]

Empecemos primero por definir “Pesimismo”; en sí, si me piden exactamente dar un concepto y una definición clara, pues, no sabría cómo poder hacerlo, pero, a manera de una opinión personal, puedo decir que:

“El pesimismo”; es el pensamiento, sensación y opinión “derrotista” ambientada previamente a que concluyan una serie de situaciones que se están dando en un determinado tiempo, y por el que se espera, finalice siempre de la peor manera.”

Es decir [en cristiano] es que cuando algo te esta llendo aparentemente “bien” hasta cierto punto y es lo que esperas, en ese preciso instante recuerdas una serie de situaciones previas y comienzas a creer y adelantarte de alguna forma en que todo [a pesar de lo aparente bien que este andando] terminara muy mal y terriblemente a comparación de lo que en la mejor situación se desea, porque en definitiva y en consecuencia después de un rato, dicho y hecho, sagradamente así es como termina, completamente mal como no se quería, pero que ya se premeditaba…

¿Pero porque sucede esto? Como ya lo había dicho, radica simplemente, en “las experiencias” pasadas que uno tiene y que siempre han acabado de una trágica manera, a pesar, de haberlo intentado cuantiosas veces y sin dejar de lado nada que pueda servir una tras otra y otra vez con el mismo estúpido resultado de siempre… Ahora, si me dicen que en definitiva es porque uno no lo intenta lo suficiente, porque no le pone todas las ganas, que aún falta por esforzarse bastante y bla bla bla pues… díganme entonces:

“¿Qué más quieren que haga?”

Si eso no es suficiente para que uno se desanime por completo entonces ¿Qué lo es?…

Ahora [para evitar alargar mucho este tema] hablemos del “Positivismo”;  pero no el positivismo desde una perspectiva filosófica, hablo de un positivismo de “animosidad” de “ganas” de esperar que todo te saldrá bien, de creer que a pesar de todo terminará de la mejor manera… Sí, ese positivismo del que puedo decir, es bastante raro para mí.

Puede que muchas personas puedan ser “positivas” perfectamente todos los días, lo entiendo, pero para gente como quien escribe esto, eso se torna bastante difícil, el esperar lo mejor “siempre” es algo que solo unos cuantos tienen la dicha de conseguir, porque efectivamente, es así como les suceden las cosas, completamente bien como las esperan.

Pero bueno, después de saber qué es lo que pienso sobre estas dos características que se supone me “identifican” y que ahora me atormentan de la peor manera, en ese caso, avoquémonos a la pregunta principal y de más importancia:

“¿Cómo puede dejar uno [después de pasar una y otra vez por todo lo antes ya descrito] para dejar de ser un completo “pesimista” y empezar a ser un poco más “positivo”?”

Pues bueno, déjenme decirles que esa pregunta tiene una respuesta bastante sencilla y la que no me ocupara más de una simple línea [incluso menos].

Debo decir entonces que:

“Si supiera cómo, ¿No les parece que no escribiría acerca de esto?”

Y si pues, bueno, lamento decepcionarlos tal vez, pero no tengo la menor idea de cómo podría alguien dejar de serlo, a pesar de que se supone que yo soy el perfecto ejemplo de “pesimista” y falto de “positivismo” pero tal vez será que tan acostumbrado estoy a todo eso, que ya ni cuenta me doy…

No sé si lo hayan entendido [no me sorprendería si no] pero como dicen, cuando no se puede a pesar de haber intentado y agotado todas las maneras habidas y por haber pues…

“¿Qué se le hace? ¿Verdad?”

[Si claro, como si en verdad pudiera dejarlo todo de lado así tan fácil, no saben cuánto llega a perturbarme y entristecerme todo esto, la cabeza me va a terminar por explotar]

Pero bueno, creo que hasta aquí llegué esta vez también, supongo que es cuando debo terminar con esto porque si no lo único que conseguiré será  perturbar y hacer más difíciles las cosas con esa “singular” de la escribí en un principio, porque en verdad, no deseo que todo tenga que ser así tan diferente, y todo porque le preocupa que yo  sea tan poco “animoso”.

Creo que desde ahora, deberé intentar ser un poco menos “pesimista”, evitar también mencionar que por momentos deseo meterme un balazo directamente a la cien, [aunque primero tendria que agenciarme una pistola o cualquier tipo de arma de fuego con un par de balas como mínimo para evitar dar marcha atras] y empezar por tratar de convertirme en alguien un poco más positivo, porque de todas formas…

“No quiero que sea diferente, eso en verdad, terminaría por hundirme aún mucho más…”

[Necesito su ayuda]

"En ese preciso instante, donde ya sabes cómo terminará... pero que aun así todabía lo intentas, una y otra vez, sin entender el porqué..."

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: