“Algo que nos ponga… ¿De buen humor?”

Debo confesar, y aunque me pese en el alma sobre todas las cosas, e indique consecuentemente lo muy bajo que he caído últimamente… que esta vez no se me ocurre nada bueno para poner aquí. [En sí creo que nunca pongo algo bueno, así que mejor diré que no se me ocurre nada “que valga la pena”]

Y sí, hoy no tengo nada en verdad, simplemente, mis ganas se encuentran por los suelos, y de ese modo, esta cuestión por hoy ya no me importa mucho que digamos. Creo que por esta vez, nada que yo considere interesante, por más que sepa que a ustedes no, saldrá de mis dedos transmitido hacia el teclado.

En verdad me encantaría colocar un tema puntual del que poder escribir esta vez también, pero supongo que no puedo y es lo que aún no termino de entender ¿Por qué a veces se me hace tan fácil escribir mi serie de estupideces cotidiana, tanto que ciertos días hasta no puedo parar, y porque es que en otras, como esta, no puedo producir absolutamente nada y por lo tanto lo único que me queda por hacer, es limitarme a escribir, sobre que no puedo escribir? [Como justamente lo estoy haciendo ahora]

Pero bueno, tampoco puedo decir que durante el transcurso de esta semana [la cual agradezco que haya terminado al fin, pero que sé muy bien que  las siguientes serán mucho más fatídicas aún] no se me pasaron por la cabeza algún tipo de ideas extralimitadas que me pudiesen servir de la forma que sea, para poder colocar en esta publicación. De verdad que lo intenté puedo  decir, pero creo que ninguna de esas pequeñísimas ideas dieron resultados y frutos positivos que a su vez den como consecuencia y conlleven a una publicación por lo menos algo decente.

Fue en mi afán por encontrar alguna idea, rezago, indicio, desecho o lo que sea que desencadene mis ganas por escribir sobre cualquier cosa en general, que tuve que recurrir a el tener que preguntar por ahí a las personas más cercanas a mi entorno cotidiano, por intentar conseguir alguna idea u opinión de la que pudiese hacer uso, ya que en verdad no me quedaba de otra, era mi última opción, y solo esperaba  que tal vez y solo alguien, pudiese ayudarme a idear algo interesante.

Pero como pueden asumir, a nadie se le ocurrió en verdad [como había supuesto desde un principio] algo que en verdad hubiese podido ayudarme y en consecuencia, terminé por convencerme que esta vez me encuentro completamente bloqueado y que debería dejar de intentarlo. No fue tan malo, claro está, de hecho ya lo sabía desde un principio, pero creo que aun así, terminé bastante decepcionado.

Tan solo fue un simple miércoles por la mañana, en el que quise intentarlo por una última vez, con la esperanza de que por ahí y aún pudiese encontrar a alguien con alguna buena idea, o al menos que pueda servirme de algo. Pero adivinen, como era de esperarse nuevamente, nada de nada…

Pero [y este “pero” vino con un poco de animosidad algo después] cuando ya estaba por rendirme, tan solo una señorita [que en mi opinión es bastante cuerda puedo decir] me dijo algo más productivo dentro de una sola y simple pregunta, que todas las decenas de personas a las que había preguntado antes juntas, aunque por supuesto, al principio tampoco di importancia sin saberlo, pero que más tarde, inexplicablemente, me llamo bastante la atención. De todas formas, no podía esperar menos de ella:

“¿Por qué no escribes algo que, nos ponga de buen humor a todos?”

¿Algo que nos ponga de buen humor? Y más aún ¿A todos? Eso definitivamente no va a pasar, supongo, no creo que pueda animar a alguien con algo que yo pueda escribir y mucho menos a “todos” así que lo dejé de lado [aparte que era muy temprano por la mañana y tenía sueño] era ilógico, o eso supuse.

Pero más tarde y algo más tranquilo para variar, me acorde de aquella idea que me había dado y que opté por desechar en primera instancia, así que de ese modo me puse a pensarla y a imaginarla un poco más detalladamente: “Algo que nos ponga… ¿De buen humor” ¿Seria eso posible para mí? ¿Podría en verdad conseguir levantarle el ánimo al menos a una persona? Pero yendo mucho más hacia el fondo aún… ¿Podría ser posible sacarle una pequeñísima sonrisa a alguien? ¿Yo?

Si, ya lo sé, eso al menos en una persona como quien escribe esto, es casi imposible, no tienen que decírmelo, estoy completamente seguro… Aunque, y sonando algo ilógico, no puedo evitar en seguir pensando en esa pregunta tan puntual y a la vez tan complicada que me hizo esa señorita aquella mañana.

¿Cómo podría hacer yo, para animar a alguien? Particularmente no tengo ninguna gracia en especial, no doy risa, no canto, no toco ningún instrumento… me sé algunos chistes como todos, pero no me sirven de nada porque de todas formas no sé cómo contarlos bien y en ese caso ¿Qué de provechoso puedo sacarles? Creo que ni poniéndome una nariz roja y actuando como un estúpido, podría causarle una ínfima risita a alguien…

En fin, eso es caso cerrado, no podría causarle gracia ni haciéndole cosquillitas a un bebé de dos años, y mucho menos a “todos” en general. Tampoco puedo decir que ni siendo “yo mismo” podría conseguir que alguien sonría, de hecho hablar conmigo es bastante aburrido, de todas formas, en lo único que creo ser bueno, es escribiendo, y hasta en eso, haciéndolo, puedo decir que en definitiva, soy el peor de todos… bastante aburrido ¿No es así?

Sé que debería dar por finalizado justamente aquí este post o simplemente nunca publicarlo, de todas formas se ha hecho bastante tedioso y sin nada mejor para leer aquí, haciéndolo por pasar el tiempo, y por cumplir la consigna de obligarme a escribir cada semana.

Debo decir que hago todo esto principalmente, para no perder la costumbre de hacerlo, y eso es todo, dejando muy en claro, que el pesimismo [si, ese que me ronda cual perro hambriento cada segundo] se apodere de mi cada vez en mayor cantidad, aunque incluso, más que pesimismo, estoy siendo bastante realista, porque de todas formas, no creo estar mintiendo cuando digo que “No podría sacarle ni una mueca a alguien”

Y pues, si no puedo provocar el menor jubilo en alguien que se rie absolutamnte de “todo” [y existen esa clase de personas] mucho menos podré hacerlo con aquel ese otro muy aparte “alguien” en particular, por quien no puedo dejar de acordarme a cada rato, y lograr así que sus “chapitas” como me gusta llamarlas, se sonrojen a causa mía, como me encantaría que suceda en ella, y no gracias a otros que andan, así también como yo, rondándole sin descanso pero que reciben mucho más crédito sin mucho esfuerzo a comparación de mí, como pasa en la realidad. [Eso en verdad debe llamarse “suerte” y a mí sí que me sobra… ¿Bastante pesimista? “Realista” diría yo]

Lamento haber hecho que lean esto [a los que pudieron haberlo leído claro] y pues bueno, es correcto disculparse, creo que debo irme a otra parte con mi pesimismo, y es más, porque si antes no tenía nada para poner aquí, ahora tal vez pueda que se me haya ocurrido algo, pero ya no tengo las ganas por escribirlo.

Pueda ser y la próxima semana, ya no puedo estar seguro, a la vista será…

"Hoy no tengo nada bueno... Pesimismo por todas partes ¿Ya para que?"

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

One response to ““Algo que nos ponga… ¿De buen humor?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: