No deberías haber llegado hasta aquí… [Advertencia Previa]

Créanme, para todos aquellos que por alguna de esas situaciones raras que abundan en estos días hayan obtenido esta pequeña recopilación, [de la forma que sea no importa, si acaso la compraron, se la regalaron, tal vez, la encontraron tirada por ahí, o hasta si la hurtaron no lo sé] y se les haya dado por darle un vistazo, antes de que decidan continuar leyéndola, me veo en la clara obligación de advertirles…

Primero: Pueden dejar de leerla ahora mismo y nadie se daría por enterado. Sí, lo único que deben hacer para regresar a su rutina diaria y ocupada, es juntar suavemente las palmas de sus dos manos con las que sostienen este librito y no darle más cabida a que esto continúe. [Todavía están a tiempo, digo, por si desean tomar en cuenta lo que acabo de mencionarles]

Segundo: Si no me han hecho caso todavía, y han seguido con la lectura, debo decir entonces, que no he pensado jamás en que esto que tienen en las manos deba de agradarles a toda costa. Este escrito, por así decirlo, está hecho sobre todo para los que no tengan nada mejor que hacer, para los que estén postrados en una cama y no mantengan un televisor, una laptop o un reproductor de música a la mano, para todos aquellos que tengan alguna clase de enfermedad mental, o siendo gentiles, simplemente para los que puedan darse el tiempo de echarle una hojeada de vez en cuando. [Si no padecen de alguna de estas opciones y a pesar de eso no lo han cerrado todavía, pueden hacerlo en este preciso instante, yo no diré nada]

Así que, viendo que aún no me han hecho caso, agregaré también, que tampoco he querido comenzar con uno de esos preámbulos de historias antiguas, el empezar con uno de esos clásicos inicios de “Erase una vez” o “En un lugar tan lejano” para que esto le fascine a todo el mundo, me parecía completamente absurdo o hasta estúpido, y es precisamente porque creo que tener que relatar experiencias de este tipo, [que nada de fantásticas tienen] de esa manera tan popular y amada por todos, no sería lo más correcto que pudiera hacer. [Última advertencia, todavía están a tiempo de regresar a lo que estaban haciendo antes de coger este librito]

En vista de que desean continuar, permítanme iniciar entonces, tan solo con una pequeñísima frase, nada mía, debo agregar, y que por cierto, pertenece a un poeta al que muchos quisieran al menos poder igualar [me incluyo dentro de ellos] porque de todas formas yo no hubiera podido idear algo tan profundo, ni en mis mayores desvelos [y sí que he tenido una cantidad considerable] pero que bueno, arriesgándome a que me acusen en contra de los derechos de autor, o en su defecto, ni se den la molestia de pasar de esta página, [sería lo más sensato y lo comprendería] resume perfectamente, y convierte en innecesario, uno de esos clásicos inicios de cuentos de hadas, que para el relato popular, se supone que también aquí debiera usar…

“Yo nací un día, en el que Dios estuvo enfermo…”

Es que efectivamente, cuando uno se pone a pensarlo bien, y trata de explicarse de alguna manera, el por qué se es tan diferente a los demás o el por qué nadie puede llegar a comprenderte y el por qué no se puede llegar a comprender a nadie ni a nada, la única explicación coherente que nos podemos dar, es que justamente, el día en el que a Dios se le ocurrió pescar un estúpido resfriado, también [por azares de la vida, o de la mala suerte que comienza a manifestarse incluso cuando ni siquiera se ha logrado ver la luz] uno también, tuvo que nacer.

Para los que se sientan identificados como yo y conmigo [aunque no creo que haya alguno pero me veo en la obligación de preguntar] y sean tan tercos que no hicieron lo que les recomendé hace un momento, tal vez esta sea, una realidad bastante irónica…

¿Verdad?

"Escribe con tus manos, lo que tus labios no pueden pronunciar... Tan sólo después, atente a las consecuencias..."

Anuncios

Acerca de eldespistado

Escritor, [No he publicado nada, pero al menos lo intento] lector empedernido y blogger / Si buscas gente cuerda, no soy el indicado / Sobre mí no quieres saber mucho más... Ver todas las entradas de eldespistado

3 responses to “No deberías haber llegado hasta aquí… [Advertencia Previa]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: